Milagro Sucreño en tiempos de COVID 19