El sueño de una vacuna contra la COVID-19: ¿cuestión de ciencia o de política?