Coronavirus en Cartagena, una mirada desde afuera